BMW 540i: la sexta generación del clásico sedan que combina lujo y potencia

  • 17 Enero, 2018
  • Publicado en Autos
  • Valora este artículo
    (0 votos)

Lejos de ser una contradicción, el BMW 540i sintetiza la estampa tradicional de las berlinas de lujo con la tecnología de punta, para ofrecer performance, confort y numerosas ayudas a la conducción

 

nfort, potencia, estilo, calidad, tradición, tecnología de punta. ¿Qué más se le puede pedir a un automóvil? Todo eso, y bastante más, se sintetiza en el BMW 540i, la única versión que se comercializa en el país de la sexta generación del sedán de lujo Serie 5 de la marca bávara, que probamos además con el paquete de opcionales M Sport.


Desgranando esos atributos, empezaremos por el estilo, que resume el jefe de Diseño de BMW Karim Habib: "el nuevo Serie 5 garantiza un aspecto maduro y deportivo". Precisamente las claves de un modelo que resulta, estilísticamente, un verdadero arquetipo de los sedanes grandes de cinco puertas de tracción trasera.

Calidad, confort y espacio son cualidades que van de la mano con los automóviles premium de las dimensiones y el estilo de este BMW. Sin embargo, siempre se puede mejorar, y este Serie 5 VI ofrece mayores dimensiones que su predecesor. Así, es 36 mm más largo (4,935 m de largo), 6 mm más ancho, 2 mm más alto y, quizás lo más importante para ofrecer mayor habitabilidad a los pasajeros de las plazas traseras (muy cómodas y amplias), la distancia entre ejes del modelo creció 7 mm (ahora, 2,975 m). Parece poco, pero en materia de espacio interior no lo es. Huelga decir que los materiales y las terminaciones son impecables.


Más allá de que la primera generación del Serie 5 vio la luz en 1972, la tradición en este caso viene de la mano de la mecánica: BMW mantiene en este modelo su ya clásico 6 cilindros en línea 3.0 L que, a tono con los tiempos, utiliza un turbocompresor del tipo TwinScroll (TwinPower Turbo), además de inyección directa (High Precision Injection) y control variable de las válvulas (Valvetronic) y del árbol de levas (Vanos), entre otras tecnologías, para desarrollar en el caso de este 540i M una potencia de 340 CV entre 5500 y 6500 rpm, más un par de 450 Nm (45,9 kgm) desde 1380 rpm (una de las principales colaboraciones del turbo es dar fuerza a bajo régimen para acelerar) hasta 5200 rpm.


Asociado con la caja Steptronic de 8 marchas, el auto es un cañón disfrazado de manso sedán: acelera de 0 a 100 km en 5,6 s; de 0 a 400 m en 13,9 s y recupera de 80 a 120 km/h en 3,4 s. La velocidad máxima está limitada en forma electrónica a 250 km/h. ¿El consumo? Bajo control: en ciudad gasta unos 11,5 L/100 km (incluye función Start&Stop), pero en ruta a 120 km/h necesita sólo 8,3 L/100 km (en modo EcoPro), lo que redondea un muy buen promedio, por debajo de los 10 L/100 km.

Soporte electrónico

Así funciona el control remoto de manejo del BMW Serie 5 540i

Con semejante mecánica, el chasis no puede desentonar. Así, las suspensiones se ajustan según los modos de marcha Eco Pro, Confort (para transitar con la mayor suavidad posible por la ciudad), Sport (endurece las suspensiones y ajusta la mecánica para un manejo más deportivo) y Sport+ (para circuitos: baja la suspensión, desconecta el ESP y otras funciones). Los frenos son netamente deportivos (especiales del paquete M Sport) : 100 km/h a 0 en sólo 36 m.

El equipamiento es vasto. No le falta nada y el paquete M Sport redondea un opcional con butacas deportivas; como se dijo, frenos más potentes; llantas de 19" y neumáticos de distinta medida adelante (245/40 R19) y atrás (275/35 R19) casi de competición, y mucho más.

Por último, la tecnología de punta está representada no sólo por toda la electrónica aplicada en el tren de fuerza, la seguridad activa y la respuesta del automóvil. También hay mucha para ayudar al conductor: sistema iDrive de configuración de todos los parámetros, cámara trasera más vista aérea renderizada que deja ver incluso hasta dónde llega la apertura de las puertas, tapa del baúl que se abre pasando el pie por debajo y la gran perla: el control remoto PreDrive, que nos permite arrancar el auto, moverlo hacia adelante o atrás para sacarlo del lugar en el que está estacionado, subirnos con comodidad e irnos sin golpear las puertas.

¿Qué más se puede decir del BMW Serie 5? Sólo el precio: arranca en US$ 102.200 para llegar hasta los US$ 125.000 con todos los opcionales.