Las automotrices argentinas celebran el resultado electoral

  • 15 Agosto, 2017
  • Publicado en Autos
  • Valora este artículo
    (0 votos)

El mercado automotor argentino no resultó ajeno a las elecciones primarias que se celebraron este domingo. La gran cantidad de votos que el Gobierno cosechó en todo el país y, sobre todo, el ajustado resultado en la provincia de Buenos Aires, fueron interpretados de manera positiva por los analistas del sector.

 

El diario Ámbito Financiero repasa hoy las opiniones de varios voceros de la industria. Todos coinciden en algo: más allá de las preferencias partidarias, el triunfo oficialista le brindará una mayor previsibilidad al mercado automotor de acá a fin de año.

Por ese motivo, las expectativas de ventas ya hablan de un piso de 870 mil vehículos patentados para el cierre de 2017. De confirmarse, será el segundo mejor año de ventas en la historia.

Además, un repunte en el mercado interno brasileño es interpretado por muchos como el comienzo del fin de una larga crisis que afectó a las exportaciones locales.

Por Horacio Alonso

* Alivio. Ese es el clima que reina en el sector automotor tras el resultado de las PASO del domingo. En un relevamiento realizado por este diario, algunos ejecutivos de terminales se mostraron conformes con el apoyo recibido por el Gobierno. Sin entrar en simpatías partidarias, se cree que de confirmarse en octubre el escenario del último fin de semana se consolidará el crecimiento de la actividad. De hecho, en algunas empresas reconocieron ayer que tenían para este año proyecciones de mínima y de máxima para el mercado y que, por el triunfo a nivel país de Cambiemos, apuntan ahora al panorama más optimista. “Creo que va a impactar en aumento de las ventas” reconoció un empresario. Especialmente en el segmento del plan de ahorro y de las ventas financiadas ya que se mueve mucho por la confianza y la baja incertidumbre. En una de las empresas, aventuraron que este año se podría superar incluso las 900.000 unidades de ventas. El resto, se mostró más cauto pero también con un buen número en el orden de las 870.000 unidades.

* “Este es un sector que se maneja con planes de mediano y largo plazo y no está tan atado a la coyuntura política pero está claro que un escenario no conflictivo para el Gobierno impactará favorablemente en la demanda de autos” señalaron en una terminal. Si bien es cierto que la industria apunta a plazos largo para tomar decisiones, hay coincidencia de que una buena perfomance de Cristina de Kirchner hubiera generado incertidumbre y, por consiguiente, se hubiera provocado un freno en las ventas.

* Ese horizonte despejado y calmo que se aventura ahora tiene también relación con las variables económicas, especialmente el dólar. No hay un interés declarado (al menos públicamente, salvo alguna excepción) por la necesidad de un tipo de más alto. En general, se cree que no ayuda porque si bien beneficia para las exportaciones encarece las importaciones que son clave para este sector. Lo que se quiere es previsibilidad y, por eso, la confirmación de las actuales políticas imaginan un dólar sin sobre saltos. Por eso, fue bien tomada la baja de ayer como señal del mercado pero se espera que se estabilice con el correr de los días para volver a la normalidad.

* Pero el impacto de estas elecciones no sólo se mira en la Argentina. También importa en el exterior. “Tenemos que tener cuidado con la euforia porque no todo es tan simple en la Argentina y afuera pueden pensar que ahora se va a avanzar rápidamente con reformas necesarias. Nuestra tarea será bajar las expectativas para que no haya desilusiones” comentó otro directivo.

* Para reflejar el cambio que hubo en el último año y medio en la consideración internacional utilizó una anécdota muy ilustrativa. “Una inversión no se decide por el resultado de una elección pero ayuda para que el país sea considerado en los planes. Hasta el 2015, cada seminario o charla que se organizaba sobre la Argentina en … (se deja en reserva el país en cuestión para no dar pista sobre la fuente) no despertaba interés porque el país no era atractivo para pensar en colocar dinero. Muchas veces había que suspenderlas. En los últimos tiempos es distinto. Se llena de inversores que quieren tener información de lo que está pasando. Después habrá que esperar que eso se concrete pero ya, así, es un cambio muy grande.”

* Las reformas que se esperan para mejorar la competitividad son la fiscal y la laboral. Con la confirmación del triunfo de Cambiemos en octubre se estima que podrán encararse con mayor poder aunque tampoco se es muy optimista porque el gobierno va a tener que negociar y el resultado puede ser muy ligth.

* Hablando de Brasil, no sólo hay buenas noticias en lo interno sino también en lo externo. Los datos que llegan del país vecino son alentadores. Parece que su recuperación se está consolidando y se cree que el mercado, que hoy está en poco más de 2 millones de autos, puede subir a 2,5 millones para el 2018 y superar los 2,7 millones en 2019. Esto es muy bueno para la Argentina porque podrá pensar en comenzar a colocar exportaciones que se fueron perdiendo en los últimos años. También, porque para ese entonces, saldrán de las líneas de producción varios nuevos modelos, tanto autos como pick up, que hoy están en plena inversión. Si Brasil se recupera en esa medida y se mantiene el crecimiento de la Argentina, la industria automotriz local va a vivir una etapa de esplendor. El Gobierno, agradecido. Sobre Brasil, también, esta semana se reúnen los dos gobiernos para avanzar en la integración de los dos países. Una buena iniciativa para eliminar burocracia.